Mentir en pareja

Fonte José María Jiménez Ruiz 15/08/2014 às 21h

Outras Notícias

a gravedad de la mentira radica en el hecho de que mina la fe que habíamos mantenido en el otro. Lo expresó muy bien Nietzsche al afirmar: “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que de ahora en adelante ya no podré creer en ti”.

La presencia de algún pequeño embuste es inevitable en una vida compartida a lo largo de muchos años. A veces puede alguien considerar que una información no va a ser correctamente entendida. Matrimonios que mantienen relaciones funcionales y satisfactorias se hurtan pequeñas informaciones con respecto a cuestiones como gastos personales, relación con parientes políticos o esporádicos encuentros con la propia familia de origen. Aun dando por bueno el ideal de alcanzar acuerdos también en lo referente a esas parcelas de su vida en común, cuando la experiencia les ha mostrado que tal ideal no es posible, tratan de huir del conflicto evitando aquello que pudiera llevarles al enfrentamiento. No creo que esto pueda ser considerado como una falta grave contra la verdad. Lo interpreto, más bien, como una forma inteligente de aceptar las limitaciones que son inevitables incluso en los modelos de convivencia más ejemplares.

No faltan ocasiones en que uno es consciente de haber incurrido en un error que despierta en él amargos sentimientos de confusión y autocensura. Pero, sin embargo, considera innecesario revelárselo a la pareja, no con ánimo doloso de mantenerlo al margen de la propia vida, sino con el propósito honesto y la determinación sincera de evitarle sufrimientos o ahorrarle dolores para los que no dispone de analgésico adecuado. Un principio básico en el que suelen coincidir los terapeutas es en lo inconveniente de abrir heridas cuando no se dispone del bálsamo que pueda contribuir a sanarlas. Importa que las parejas lo sepan y que aprendan a valorar qué es lo que cada uno puede o no puede asimilar. Algunos sufrimientos innecesarios e inútiles podrán ser evitados. Pues no convendría olvidar que el silencio sobre conductas de las que no nos sentimos nada satisfechos, puede convertirse en un formidable tributo de respeto hacia la persona que amamos. Naturalmente, siempre que se mantenga el compromiso de aprender de los errores cometidos y el firme propósito de no repetirlos.

La sinceridad, pues, no nos obliga a compartirlo absolutamente todo. Los seres humanos tenemos derecho a preservar algunas parcelas de nuestro mundo íntimo. No parece sensato, desde ningún punto de vista, hacer partícipe al otro de algo que no va a entender, puede ser mal interpretado y, en consecuencia, convertirse en fuente de dolorosos desencuentros. Lo fundamental es mantener en relación a nuestro compañero o compañera una actitud de respeto, de confianza y de lealtad.

Nada tiene que ver lo dicho con hacer de la falsedad un estilo y de la mentira un hábito o un instrumento de manipulación. Ni con la situación de quien se adentra por los vericuetos de una doble vida que instala a aquel con quien se comparte la vida en la inestabilidad, la confusión y la amarga vivencia de que algo sucio está sucediendo a su alrededor.

La mentira sistemática en cuestiones centrales de la vida de una pareja es un cáncer silencioso que, acampado en el corazón de una relación, produce efectos letales. Siembra los campos de la convivencia de peligrosísimas minas con temporizador incorporado que más pronto o más tarde harán volar por los aires el frágil edificio de la vida en común.

A largo de años de trabajar con parejas he podido comprobar los efectos corrosivos del engaño. Las heridas que éste deja en el alma no son fáciles de sanar. Por eso no es infrecuente que quien se siente engañado prefiera, en ocasiones, no darse por aludido y tienda a refugiarse en una burbuja de simulación y fingimiento. Le es tan doloroso y daña tanto su propia autoestima el descubrimiento de que ha sido traicionada su natural ingenuidad y su buena fe que opta por vivir como si eso no fuera cierto aunque, tenga que pagar el alto precio de no poder eludir la conciencia de su propia estupidez.

Así parecen ser las cosas. No es un objetivo irrelevante cimentar las relaciones de pareja sobre la base de la confianza y la sinceridad. Ni siquiera creo que estas sean posibles en su ausencia.

José María Jiménez Ruiz
Terapeuta familiar y vicepresidente del Teléfono de la Esperanza
CCS
José María Jiménez Ruiz
Fonte José María Jiménez Ruiz 15/08/2014 ás 21h

Compartilhe

Mentir en pareja