Chalaneo

Fonte José Carlos García Fajardo 08/08/2014 às 10h


Un alto ejecutivo se encontró en apuros porque no iba a poder atender un pago importante. Entonces, se acordó de su fe de niño y se fue al templo. Se postró ante la estatua del Altísimo y le prometió que, si le solucionaba su enorme barullo económico, vendería una casa y entregaría su importe a los pobres. Así fue. Llegado el momento, se le solucionaron sus problemas y puso un cartel ante la casa que iba a vender: “Se vende casa con perro incluido”.



Unas personas fueron a preguntar y el honrado ejecutivo les dijo:



- La casa vale cinco monedas de plata, el perro cien mil. No se venden por separado



- ¡No me diga lo que viene a continuación!



- Vendió la casa con el perro por la suma establecida y se dirigió al templo para entregar las cinco monedas de plata con destino a los pobres.



- ¡Hasta se chalanea con la Divinidad!



- ¡No me digas, Sergei, no me digas!



José Carlos García Fajardo
Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Director del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)
[email protected]
Twitter: @GarciafajardoJC
José Carlos García Fajardo
Fonte José Carlos García Fajardo 08/08/2014 ás 10h

Compartilhe